Deriva

Norman Morales
abril 25, 2017
- mayo 22, 2017

Información del Proyecto

Que el sentido de la realidad es discontinuo es algo que puede apreciarse en la sucesión de las diferentes formas del arte. Siendo un reflejo de las relaciones existenciales entre el ser humano y su circunstancia, resulta natural que, a medida que el contexto cultural cambia, las formas artísticas se transformen. Si consideramos esta condición, el hecho de que el relevo de diferentes estilos artísticos se agotara con el delirio estético de las últimas vanguardias no debería de sorprendernos. En ese entonces, a pesar del anhelo moderno por determinar el sentido de la historia, el ser humano terminó por absolverse a sí mismo de todo paradigma ideológico, y con ello, por eximir al arte de cualquier tipo de dogma estético.
No obstante, en el momento en que aquella ilusión moderna comenzaba a disiparse, nos encontramos con un concepto clave para afrontar el panorama contemporáneo. La deriva, un ejercicio artístico y cotidiano planteado por un grupo de artistas revolucionarios que se denominaron situacionistas, advertía el poder político implicado en desplazarse a través de la ciudad sin un rumbo determinado, en busca de experiencias desconocidas, con el objetivo de cambiar la manera de ver y experimentar la vida urbana. Una noción que, más allá de funcionar como una estrategia para resistirse a las dinámicas capitalistas de la ciudad moderna, se nos presenta como una metáfora del que probablemente sea el factor más determinante y urgente de reconocer sobre el curso de la historia: la incertidumbre.

Visítanos con cita previa

HORARIO DE ATENCIÓN

Únete a nuestro Newsletter

Recibe noticias de nuestras inauguraciones y eventos

EN ES